La Paradoja del Éxito


Todos queremos ser exitosos en lo que hacemos. Probablemente no todos queramos ser famosos o ricos, pero todos queremos lograr nuestras metas y a eso le llamamos: alcanzar el éxito. Así que, en lo que sea que deseamos y nos es importante, queremos ser exitosos.


Lo interesante es que cuando alcanzamos ese tan deseado éxito, deseamos que dure por mucho tiempo, y esto da lugar a una paradoja o conflicto inevitable: ¿dedico mi tiempo y recursos a lograr más éxito, o dedico mi tiempo y recursos a cuidar el éxito logrado?, en otras palabras: tener vs. mantener.


Idealmente, deberíamos hacer ambas. Sin embargo ni el tiempo ni los recursos nos dan para satisfacer ambas. Así que atendemos lo que mas demande nuestra atención, y de esta forma terminamos ¨cargados¨ hacia la administración o hacia el crecimiento de nuestro sistema y esto determina nuestro punto de vista hacia los negocios y la vida en general.


Y sin pensarlo mucho. Al correr el tiempo, nos acomodamos en nuestra posición (zona de comfort) y consideramos un peligro o un ataque personal cualquier iniciativa que tenga tintes del ¨otro bando¨


Lo que convierte este ciclo en una paradoja cruel es que con el correr del tiempo, nuestro objetivo se convierte en defender o probar que nuestra posición es la correcta y nuestra meta inicial queda olvidada en algún punto del camino. Queríamos ser exitosos en algo y cuando lo logramos, lo perdemos de vista ...


Y todavía más interesante es la realidad de que al lograr algo (cualquier cosa) generamos al mismo tiempo, sin haberlo deseado, su opuesto. Me explico: imagina que quieres asegurar que nadie puede entrar a donde tu estás. Así que refuerzas las puertas, ventanas y paredes. Pones una gran cantidad de candados y cerraduras imposibles de violar. ¡Logras el éxito!, ¡nadie puede entrar! ... bueno, ¡pues al mismo tiempo te hiciste muy complicado salir! ... piénsalo por unos segundos ... verás que pasa con todo. ¿Quieres ser el mejor en algo? ... eso te hará ser el peor en otra cosa ... ¿quieres ser bueno en todo? ... eso te hará mediocre en todo ... ¡piénsalo!


Ahora considera que si por un lado, el éxito genera el anti-éxito. Y si por el otro lado tu has vuelto tu objetivo demostrar que tienes la razón en lugar de lograr tu objetivo original ... ahora entenderás porque tanta gente trabaja tanto y vive tan infeliz.


Necesitamos retomar nuestras metas originales. ¿por qué empezamos con este negocio?, ¿por qué empecé a salir con esta persona? ... cierto, el mundo cambia y las metas se actualizan, pero siempre, absolutamente siempre será nuestra responsabilidad definirlas.


La solución a la paradoja es tan simple como hacer equipo. La masa crítica para lograr el éxito continuo son dos. ¡DOS! Uno que logre y otro que cuide. Y sin embargo, nos cuesta tanto llegar a dos, bien alineados. ¿No será hora de dejar de cuidar nuestras posiciones y sumar con otros para vencer el anti-éxito?





33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo