Solución de Conflictos 4.2




Hemos platicado durante las últimas semanas que nuestros comportamientos (lo que hacemos y pensamos) es dirigido desde nuestro cerebro por un catálogo muy específico de ideas, a las que denominamos paradigmas, o principios, o creencias y reglas. Hemos establecido que cómo les llamemos es lo de menos. Lo importante es tomar conciencia de que este catálogo nos dirige consciente o inconscientemente.


Y de esta forma, surgió la pregunta: ¿de dónde y cómo generamos este catálogo?. Cada uno de nosotros tiene procesos muy personales para adoptar ideas. Existen personas que reciben una idea, la procesan, la adaptan y la adoptan. Todo de una manera perfectamente lógica y secuencial. Mientras que por el otro lado hay personas que operan como una máquina de Pin-ball. Reciben una idea y entonces la someten a innumerables rebotes en una gran cantidad de lugares, para terminar desechando la gran mayoría por todo tipo de motivos.



Independientemente del proceso seguido, lo que podemos generalizar es que la gran mayoría de las ideas de nuestro catálogo provienen de nuestras experiencias. A través de nuestra vida suceden cosas y conocemos a personas que dejan huella en nosotros. Algunas porque fueron tan fabulosas que deseamos repetirlas y otras porque fueron tan terribles que no queremos que nos vuelvan a pasar nunca más.


Pero hay algo que resulta interesantísimo de nuestras experiencias, y es que cuando preguntamos a otras personas que vivieron con nosotros el mismo evento, junto con nosotros, llegamos a escuchar narraciones y lecciones derivadas que nos hacen cuestionar si lo que vimos y aprendimos nosotros es correcto... ¿si estamos hablando del mismo evento?


Y esta es precisamente una de esas ideas que debe formar parte de nuestro catálogo: ¨es perfectamente posible que varias personas tengan puntos de vista diferentes y que TODOS estén en lo correcto¨. Claro, también es perfectamente posible que ninguno de ellos este en lo correcto, pero esa posibilidad es parte de otro tema y no me quiero desviar tanto en este momento. El punto que quiero resaltar en este momento es que cuando otra persona propone algo diferente a lo nuestro. Eso no implica que uno de los dos este mal. Es posible que ambas ideas sean correctas y generen buenos resultados.


Y aqui viene otra perla encontrada en años de experiencia: ¨Los resultados que genere una idea tiene menos que ver con cuan correcta es la idea, que con el nivel de acuerdo entre las personas que la implementarán¨ He sido testigo de primera fila de como ideas ¨perfectas¨ producen resultados desastrosos. Mientras que he visto ideas terribles, dar resultados maravillosos. ¿La diferencia? Las ideas perfectas nunca lograron el acuerdo de todos los involucrados, mientras que las ideas imperfectas lograron unir los talentos y corazones de los equipos involucrados.


En la solución de conflictos, no debemos esperar a que aparezcan las soluciones perfectas. La solución de conflictos es más un tema de hacer efectivas las soluciones que generemos JUNTOS.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo