Todavía tengo una idea ... ¿por qué no la logro?



En muchos programas se nos ha enseñado que si tenemos una meta clara, lo primero que debemos hacer es un plan razonable sobre como lograrla:


Y lo que sigue es un proceso de prueba y ajuste en la realidad hasta llegar a la solución adecuada.


Lamentablemente, muchos nos quedamos estancados o de plano nos perdemos por completo en esta última fase.

¿Por qué nos pasa esto de manera tan repetida? ... ¿será que estamos salados?


Ciertamente, las razones por las que una idea resulta inaplicable pueden ser muchas, pero si bien no es posible garantizar su logro, si es posible aumentar significativamente nuestra probabilidades de éxito.


Lo primero que deberemos hacer para mejorar nuestra probabilidad de logro, es tomar conciencia de que el cambio no es un tema unidimensional o lineal. Mi papá solía decirnos ante una nueva oportunidad: "o la bebes, o la derramas", implicando que solo hay dos resultados posibles. Y si a esto le agregamos la maravillosa idea de que existe UNA SOLUCIÓN CORRECTA, tenemos la formula que genera UN PLAN DE MEJORA HACIA EL ÉXITO.Y es en este plan ideal, en el que ponemos todas nuestras baterías y esfuerzos ... ¡y en el que nos atoramos muchas veces!


La realidad es que hay un gran número de resultados posibles y una gran variedad de planes que nos pueden conducir al éxito deseado. En realidad todo cambio tiene cuatro dimensiones posibles:


  1. Lo POSITIVO de cambiar

  2. Lo NEGATIVO de cambiar

  3. Lo POSITIVO de NO cambiar

  4. Lo NEGATIVO de NO cambiar


Y con estas cuatro dimensiones podemos crear una matriz de elementos a tomar en cuenta:


Una de las cosas interesantes de esta matriz, es darnos cuenta que solemos buscar el cambio buscando el éxito o evitando un peligro:


Y que lo que suele detenernos son la comodidad y el riesgo:


¡Así que si queremos crear un plan de mejora efectivo deberemos considerar las 4 dimensiones!