Identificar paradigmas, la clave para mejorar


Una de las cosas que me costó mas trabajo sobre la Metodología de Teoría de Restricciones fue el asunto de los Paradigmas. Todo empezó muy claro cuando hablaron de una restricción causando la mayoría de nuestros problemas. Eso sonaba muy interesante y como buen curioso me picaba saber mas sobre eso.


En verdad todo avanzó de manera muy lógica e ingenieril hasta que un buen día llegamos al meollo del asunto: ¡nuestros paradigmas!


Yo ya había escuchado esa palabrita antes. En realidad se había puesto de moda durante los años 90s y muchos ejecutivos la usaban para todo. Y aunque yo creía entender de que se trataba, la verdad es que cuando se convirtió en la clave para mejorar mis restricciones personales no lo tenía tan claro como yo hubiera querido.


Así es que pedi que me lo explicaran y la respuesta que obtuve fue la siguiente: ¨nuestros paradigmas son las ideas que tenemos de porque pasan las cosas que pasan, pero que no necesariamente son así¨, ... , ¡ah!, pues me quedé igual. ¿Cómo voy a identificar mis paradigmas y mejorar si no entiendo en realidad lo que debo buscar?


Los expertos en TOC no fueron de gran ayuda, los diccionarios tampoco, mis instructores no lograban explicármelo claramente , y la verdad es que empecé a descubrir que todos estaban igual de confundidos que yo, pero todos actuaban como si lo tuvieran clarísimo.


Y en ese estado mental, debí ayudar a mi hija de 5 años que empezaba a escribir y se frustraba terriblemente al escribir la letra E como 3 una y otra vez: ¡Pero papá, así se ve mas bonito!, si hija, pero así no se escribe, ¿pero por qué papá? ... ¿por qué? ... ¡y entonces me cayó el veinte sobre los paradigmas! ...


Al nacer, caemos en una familia, colonia, calle, cultura que nos dice que es lo correcto y que no está bien. Algunas cosas las llegamos a confirmar a través de nuestras propias experiencias, pero muchas otras simplemente las adoptamos porque esa es la forma en la que lo hace o dice la gente que esta en nuestro entorno inmediato.


Y todo funciona muy bien, hasta que nos encontramos en una familia, colonia, calle, cultura que hace las cosas de manera muy diferente. De manera repentina, deberemos decidir si continuamos con nuestra forma de hacer las cosas, si adoptamos la nueva, o si ya que vamos a cambiar, de una buena vez creamos una forma totalmente nueva de hacer lo mismo. ¡Eso son los Paradigmas! ¿Seguiremos escribiendo 3 o adoptaremos la E?


Esta fue la manera en la que yo logré entender la importancia de los paradigmas. Y ahora entiendo porque hay tantas formas diferentes de hacer cosas bellas. Cada uno de nosotros somos en realidad una colección única de paradigmas. La cuestión entonces, no es cuales paradigmas son correctos o incorrectos, sino cuales nos ayudan a convivir y lograr cosas juntos para que todos estemos mejor




21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo