Lidiando con la Incertidumbre

En blogs anteriores platicamos que en el mundo de los proyectos la Incertidumbre provoca que de una u otra forma, nuestros planes terminen invariablemente cayendo por la borda. Los enunciados de la Ley de Murphy no surgieron de la nada.


En el mundo de proyectos, deberemos encontrar maneras prácticas de lidiar con los impactos de la incertidumbre ... que son, precisamente : ¡impredecibles!


También comentamos que pese a esta condicionante, no podemos excluirnos de comprometernos en una Fecha de Entrega, estimar un Presupuesto y prometer un Entregable. A la interacción entre estos tres factores le llamamos el Triángulo de las Bermudas.


En otras palabras, en el mundo de proyectos debemos aprender a vivir en la cuerda floja, ¡TODO EL TIEMPO!


Y entonces surge la gran pregunta: ¿cómo le hacemos nosotros para absorber el riesgo inherente en todo proyecto? ... ¿cómo le hacemos para cumplir nuestros compromisos si sabemos que algo inesperado va a ocurrir en el camino? ... ¿no será mejor no hacer compromisos de ningún tipo? ...


¡Por supuesto! Si usted lo logra, si usted obtiene en el mundo competitivo de hoy un contrato en el que no tenga que comprometer un Entregable, una Fecha de Entrega, o un Precio ¡Felicidades!. Sin embargo, la mayoría de nosotros deberemos trabajar comprometiendo no solo uno, ni dos, sino estos tres factores de manera simultánea. Lo cual quiere decir que deberemos encontrar como lidiar con la Incertidumbre.


La respuesta se encuentra en la Estadística:


"La suma de las variabilidades individuales es mucho mayor que la variabilidad del todo¨


Me explico: La respuesta tradicional ante la incertidumbre ha sido incluir en nuestros estimados (fecha, precio y contenido) protecciones. En México les llamamos ¨colchones¨. Si pensamos que lo podemos hacer en un día, nos comprometemos a 5 días. Si pensamos que lo podemos hacer con 10 dólares, pedimos 100. Y si pensamos que podemos lograr 10 características, solo nos comprometemos a 3. Por supuesto, esto no lo vemos como hacer trampa. Simplemente hemos aprendido a ¨cubrirnos por si acaso¨ Es algo totalmente aceptado en todo el mundo.


Y por supuesto este mecanismo de protección se repite hacia adentro de las organizaciones que realizaran el proyecto. De manera que todo proyecto esta lleno de protecciones ... y sin embargo, batallamos terriblemente para cumplir nuestros compromisos. ¿Por qué? ...


Respuesta: porque no administramos correctamente la protección incluida en el proyecto. Dos de nuestros grandes enemigos (ver blog de Marzo 23): El Síndrome del Estudiante y la Ley de Parkinson, nos ayudan a ¨quemar¨ erróneamente toda la protección insertada en nuestros compromisos. La protección incluida es consideraba como parte de cada tarea y como tal es administrada y absorbida por los responsables de cada tarea. Y de esta manera la protección de cada tarea se considera local y se ¨consume¨de manera local. ¡TODA!


Solución: aplicar la estadística y considerar las protecciones no como elementos locales de protección de cada tarea, sino como elementos de protección del PROYECTO. Según la estadística: la protección necesaria para TODO el proyecto, es mucho

menor que la suma de las protecciones individuales que YA FUERON INSERTADAS en cada tarea. En resumen: se trata de hacer equipo, de compartir. Utilizando las protecciones incluidas solo en el momento y en la actividad que verdaderamente las requiera. No en todos lados.


Podemos ilustrar esto de la siguiente manera:


Como puede usted ver: no solo logrará proteger de manera efectiva su proyecto. Sino que además logrará cumplirlo utilizando menos recursos. ¿No le parece fascinante? ...


Dedicaremos nuestros siguientes blogs de esta semana a presentar ejemplos prácticos de la aplicación de esta solución, que por cierto, se encuentra en el libro Cadena Crítica de Eliyahu Goldratt.

50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo