top of page

Sobre la TRANSFERENCIA del Poder


Mi padre me contó que las pláticas con sus amigos habían tenido una serie de etapas muy bien definidas: cuando niños hablaban de juegos y juguetes; de adolescentes hablaban de la escuela y de las niñas; de jóvenes hablaban de las fiestas y las bebidas: de adultos platicaban del trabajo y restaurantes; y ya en su papel de abuelos platicaban de hospitales y remedios caseros … o se olvidaban de que estaban platicando.


De cierta manera mi vida como Consultor ha tenido también etapas muy distintivas. Empecé totalmente dedicado a la eficiencia de procesos productivos, de ahí pase a trabajar con las áreas contables y mas tarde incursioné en las áreas logísticas y comerciales. El siguiente fue un gran salto porque entré a las Estrategias de Negocios y de manera casi natural este paso me llevó a trabajar con Recursos Humanos, un final muy inesperado para un Ingeniero Industrial con Maestría en Sistemas Flexibles de Manufactura. Pero así es la vida, poco nos imaginamos los caminos que recorremos y los lugares en donde paramos.


Todo este preámbulo viene como antecedente de que en estos tiempos muchas organizaciones me han solicitado apoyo para efectuar sus procesos de transferencia de poder de la manera menos traumática posible.


De alguna manera, una gran camada de líderes de negocios de todo tipo ha llegado a las pláticas de hospitales y remedios caseros, y necesitan (no quieren hacerlo, pero no les ha quedado de otra) transferir el poder que ellos han sustentado por muchos años.


Lo primero que quiero compartir es que ceder el poder no necesariamente implica ceder la dirección del negocio. Esto es muy importante de establecer desde el inicio porque los líderes actuales han desarrollado un apego emocional a sus negocios que resulta muy difícil de describir y comprender. Ellos sienten por sus negocios lo que nadie mas en este mundo va a lograr sentir (muchos de ellos viven solos porque han pagado con su vida personal el crecimiento de su negocio). Así que cualquier intento por dañar o terminar esa relación emocional, terminará en pleito y todos saldrán perdiendo. Todo proceso de transferencia de poder inicia por amarrar, blindar y asegurar de por vida la relación emocional del líder actual con el negocio.


Lo segundo, es que hay una certeza del 100% de que nadie hará TODAS LAS COSAS exactamente como las hace el líder actual. Por eso es fundamental resolver primero el punto anterior. La única manera en la que el líder actual tolerará las diferencias con su forma de hacer las cosas (que inevitablemente surgirán) es que sienta completamente seguro de que aún tiene el control suficiente para corregirlas, si estas salen mal.


Así, el proceso de transmisión de poder es un toma y daca, un continuo jaloneo entre estos dos puntos y visiones culturales. Y de esta forma se teje una nueva cultura y se genera vida y energía futura para el negocio.


El mismísimo Jesús dijo a sus apóstoles: "De verdad les aseguro que el que demuestre fe en mí también hará las obras que yo hago. Y hará obras más grandes" (Juan 14:12)



21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page