Hacemos equipo ... ¡o nos lleva el tren!

Hace muchos años, cuando empecé mi vida laboral, mi amado padre me dio un consejo que llevé conmigo durante muchos años: "No confíes en nadie totalmente"



Estoy seguro de que él compartió esa perla de sabiduría conmigo porque me amaba y quería protegerme. Sin embargo, esas cinco palabras tuvieron un tremendo impacto en mi vida como empleado, y no fue sino hasta 20 años después, cuando empecé mi propio negocio, que debí escarbar en mi mente y descubrir este paradigma en la raíz de muchos de mis problemas profesionales y personales.


Y no es que yo fuera por la vida causando daño y pisoteando vidas. Simplemente era que todo empezaba muy bien, yo hacía muy bien mi trabajo y lograba avanzar hasta un punto, y siempre, por una razón o por otra, de repente todo se complicaba y yo terminaba enemistado con mucha gente, así que optaba por cambiar de trabajo ... pero en el nuevo trabajo, terminaba pasando lo mismo ... ¡por eso decidí independizarme!


Me explico: Yo asumí el consejo de mi papá como una señal que me decía que mi futuro dependía de mí y solo de mí. Así que me esforcé mucho. Siempre di lo mejor de mi en cada uno de mis trabajos. Siempre hice mi trabajo lo mejor que pude. Cuidé hasta el último detalle de mis encomiendas y me aseguré de crear una reputación de siempre dar mas de lo que se me pedía. En resumen: Normalmente yo era considerado muy bueno en mi trabajo y mis jefes me estimaban mucho.


Todo funcionaba muy bien mientras solo se trataba de hacer mi trabajo. Sin embargo, en algún punto, mi trabajo debía ser sumado al trabajo de otras personas, áreas o departamentos. Y ahí es cuando comenzaban mis dolores de cabeza, el resto de la gente no hacía su trabajo tan bien como yo hacía el mío y yo tenía que hacerles muchas correcciones o de plano pedirles que repitieran su trabajo. ¡Con razón mi papá me había dado ese sabio consejo!


No tengo que decir que como resultado de este comportamiento, yo me ganaba el odio de mis compañeros de trabajo a la velocidad de la luz. Y claro, yo me justificaba pensando que los que no estaban cumpliendo eran ellos. ¿Cómo pueden contratar a gente tan irresponsable? ¡Es responsabilidad de los jefes traer personal adecuado!. Por lo tanto todo es culpa de los jefes ... Así que después de repetir este ciclo en varios trabajos, decidí poner orden y hacerlo bien yo mismo en mi propia empresa.


¡Oh sorpresa! ... ¡el ciclo se repitió en mi propia empresa!


Y entonces debí buscar la causa raíz. Ya no pude culpar a nadie más. Bueno, sí pude, y lo intenté: "es la cultura de este país", "es la herencia de los españoles", "es el gobierno que no pone orden", etc. pero yo mismo sentía que mis argumentos sonaban huecos.


Y escarbando en mi mente, encontramos (porque tuve que pedir ayuda) algo duro que no nos dejaba avanzar: "No puedo confiar en nadie totalmente". ¡Mi querido paradigma! No solo no nos dejaba avanzar, ¡desmoronaba todo lo que habíamos avanzado! ... así que ni con las personas que me estaban ayudando podía sentir confianza total...


Fue entonces que tuve mi gran Epifanía: "Y si confío totalmente en esta persona, ¿qué es lo peor que me puede pasar? ... que terminemos enemistados ... lo cual ya pasa de todas formas". Y basado en este profundo argumento filosófico (😁) decidí atreverme a confiar plenamente en una persona.


Cuando los jóvenes de hoy usan la expresión "viral", yo siempre lo relacionaré con lo que pasó a continuación en mi vida. Mi confianza en la gente se multiplicó de manera "viral". Por supuesto, me llevé algunas desilusiones, pero la cantidad de personas "confiables" resultó ser inmensamente mayor que las "no confiables". Los resultados de "confiar" son mucho mayores que los de "no confiar" , incluso puedo decir que el "surplus" de confiar cubre fácilmente los eventos negativos que llegan a suceder.


No, aún no he llegado al punto de confiar totalmente en todo el mundo. No se si algún día llegaré ahí.


Pero lo que si se es que en este momento hay un tren que viene camino a envestirnos a toda velocidad y si no hacemos equipo, confiando y ayudándonos unos a otros. Literalmente "nos va a llevar el tren"


66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo