Solucionando Conflictos 1.2


Muy bien, ya aceptamos que tenemos un problema, o dicho en lenguaje de TOC, tenemos un EFI (Efecto Indeseable). ¿Qué tiene esto de particular? ... todos los días enfrentamos muchos problemas, ¿por qué debo emocionarme al haber aceptado uno en específico? ...


Esta es una pregunta con la que me he encontrado con gran frecuencia a lo largo de mi carrera como "consultor". Y si he de ser honesto, deberé reconocer que yo mismo hice esta pregunta cuando estaba aprendiendo la metodología de solución de conflictos. Así que compartiré la respuesta que me ayudó a ver la diferencia: "¿es este un problema nuevo? " ... no, para la mayoría de nosotros, los problemas que consumen nuestro día no son realmente nuevos, lo que es más, ya los hemos resuelto antes, en varias ocasiones ... y si no son nuevos, y ya los hemos resuelto, ¿por qué siguen con nosotros? ... ¿por qué surgen de las cenizas una y otra vez? ... pues porque no basta con resolver problemas, si en verdad queremos librarnos de ellos, deberemos solucionar el conflicto que les da vida una y otra vez.


Como ya vimos, en nuestro blog anterior, el primer paso consiste en establecer correctamente el Problema o Efecto Indeseable (EFI) . Y para esto hay una serie de reglas que deberemos cumplir.


Habiendo puesto la mira en el problema. El paso siguiente NO es buscarle una solución. Esto es lo que nuestros instintos tratarán de hacer en primera instancia, pero deberemos evitar el impulso de hacerlo en este momento. El siguiente paso consiste en definir con la misma claridad que definimos el problema, cómo debería ser la situación si no existiera el problema. Y a esto le llamaremos "EFECTO DESEABLE" (EFD).


Y no, no asuma ni por un segundo que eso es obvio. Por ejemplo: si el problema en cuestión es que nuestras ventas están bajas ... si, pareciera obvio que lo que deseamos es que nuestras ventas suban ... ¡muy bien! ... ¿pero cuánto?, ¿el doble?, ¿el triple? ... ¡todo lo que se pueda! ... ¿en verdad?


Hemos sido testigos de primera fila de un gran número de situaciones en las que la actividad comercial, inspirada por la necesidad de "subir" las ventas, ha destruido negocios por generar muchos mas pedidos de lo que producción puede abastecer oportunamente, o por aceptar proyectos que simplemente no podemos cumplir.


Es sumamente importante definir claramente el estado deseado para entonces saber realmente qué solución necesitamos, e igualmente importante, para saber hasta dónde deberemos llegar con nuestra solución.


En nuestra experiencia, la verdadera solución suele ser algo bastante más simple cuando sabemos claramente lo que deseamos lograr. De otra suerte, emprendemos aventuras muy fantasiosas, buscando el Santo Grial, cuando todo lo que necesitábamos era un vaso con agua para tomar una aspirina ...



18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo